Àrea de Dret Internacional Privat – UAB

enero 19, 2008

Últimas modificaciones en la legislación española de Mercado de Valores

Filed under: Legislación,Mercado de valores,Noticias — adipr @ 5:43 pm

El día 20 de diciembre en el BOE se publicó la Ley 47/2007, de 19 de diciembre, por la que se modifica la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores. Los cambios tienen como objetivo incorporar en el orden jurídico interno tres directivas comunitarias: la Directiva 2004/39/CE relativa a los mercados de instrumentos financieros, la Directiva 2006/73/CE por la que se aplica la Directiva 2004/39/CE en lo relativo a los requisitos organizativos y las condiciones de funcionamiento de las empresas de inversión y términos definidos a efectos de dicha Directiva y la Directiva 2006/49/CE sobre la adecuación del capital de las empresas de inversión y las entidades de crédito. Se introducen un total de 50 nuevos artículos y se modifican un gran número disposiciones, que debido a la modernización y el constante desarrollo de los mercados financieros internacionales, han quedado obsoletos.

Durante los últimos años gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías de información se ha aumentado notablemente el flujo de las operaciones sobre instrumentos financieros. La posibilidad de obtener información actualizada de forma directa sobre las empresas que ofrecen productos y servicios de inversión y realizar la contratación electrónica de forma sencilla, de comprar y vender valores a través de un procedimiento relativamente fácil siguiendo las instrucciones detalladas en la página web de la empresa que promociona sus servicios, disponer de un acceso directo a la normativa que regula estas operaciones y conocer la estructura y las funciones de las instituciones encargadas con la supervisión de los mercados financieros, ha hecho más accesible estas operaciones para los inversores pequeños. Al mismo tiempo, la posibilidad de comprar o vender valores desde cualquier Bolsa sin moverse de casa o de la oficina ha aumentado la competitividad entre los operadores y ha obligado a las empresas que actúan como intermediarios a ofrecer mejores condiciones de contratación.

La apertura de los mercados financieros y la creciente internacionalización de las transacciones que se realizan en ellos exige una adecuada reacción por parte del Gobierno presentada en un marco legislativo que corresponde al inminente desarrollo de los mercados financieros. Las medidas legislativas adoptadas en la nueva Ley, tienen como objetivo aumentar la competitividad del mercado financiero español facilitando la accesibilidad de todas las personas físicas o jurídicas que quieren operar en ellos, incluyendo normas imperativas de conducta e instaurando medidas de protección adecuadas. En este aspecto la Ley introduce nuevos servicios de inversión que las compañías puedan prestar, extiende la gama de los instrumentos financieros negociables, reconoce diversos sistemas o métodos para la ejecución de las operaciones. El correcto funcionamiento del mercado de valores exige no sólo potenciar la posibilidad de las empresas de operar en ellos, sino, también, proporcionar un adecuado nivel de protección de los derechos e intereses de los inversores. En la nueva Ley se diferencian tres tipos de inversores en función de sus conocimientos.

Al mismo tiempo, se establecen normas que aumentan los poderes de actuación de la Comisión Nacional de Mercado de Valores como órgano supervisor. La protección del mercado en si ha motivado el adopción de requisitos de organización que deben cumplir las entidades que prestan servicios de inversión que tienen como finalidad garantizar que la organización de dichas compañías puede prestar adecuadamente todos y cada uno de los servicios previstos en la ley.

La transposición de las Directivas impone cambios sustanciales en la mayoría de los Títulos de la Ley de Mercado de Valores. En particular, se modifica el Título I, “Disposiciones generales”, el Título IV, “Mercados secundarios de valores”, el Título V, “Empresas de servicios de inversión”, el Título VII, “Normas de conducta” y el Título VIII, “Régimen de supervisión, inspección y sanción”. Además, se incluye un nuevo Título XI, denominado “Otros sistemas de negociación: sistemas multilaterales de negociación e internacionalización sistemática”, cuyo objetivo es promover la competencia entre las diferentes formas de ejecución de las operaciones con instrumentos financieros.

Con las modificaciones del Título I, en sus arts. 1, 2 y 4 se precisa el objeto de la nueva ley, se amplia el catálogo de instrumentos financieros y se especifica el concepto de grupo de sociedades previsto en el art. 42 del Código de Comercio. Se amplia significativamente El Título IV, relativo a los mercados secundarios de valores, y se incluyen normas que desarrollan el régimen de dichos mercados. Una innovación importante que se observa en la nueva Ley es que el legislador elimina el principio de exclusividad de la negociación de las acciones en las Bolsas de Valores y otorga cada mercado regulado a decidir que instrumentos financieros se pueden negociar en su ámbito una vez cumplidos los requisitos previstos en la Ley. En segundo lugar, la competencia de autorizar la creación de los mercados secundarios de valores se traspasa del Consejo de Ministros al Ministerio de Economía y Hacienda. El siguiente cambio significativo está relacionado con el sistema de compensación y la liquidación de las operaciones en los mercados regulados. En este aspecto, en la Ley se presta especial atención a la Seguridad de Sistemas, el organismo competente para realizar la compensación y la liquidación de las operaciones en las Bolsas de Valores y en el Mercado de Deuda Pública Anotada. Los cambios amplían el objeto social de la Sociedad de Sistemas y otorgan a esta entidad realizar sus funciones de compensación y liquidación en mercados regulados y sistemas multilaterales de negociación de otros estados miembros de la UE.

El Título V regula el régimen de autorización y funcionamiento de las empresas de servicios de inversión. Se permite a las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva, siempre y cuando cumplen los requisitos previstos en la Ley, a prestar determinados servicios de inversión y auxiliares. Al mismo tiempo, el legislador amplia el catálogo de servicios de inversión al incluir el asesoramiento en materias de inversión y la gestión de los sistemas multilaterales de negociación. La realización de estas actividades queda reservada para las empresas que disponen de especial autorización por el Ministerio de Economía y Hacienda. Por otro lugar, se crea un nuevo tipo de empresa de servicios de inversión que puede realizar tan sólo asesoramiento en materia de inversión: “la empresa de asesoramiento financiero”. Este servicio se puede prestan tanto por personas físicas, como por personas jurídicas, siempre cuando se realiza de acuerdo con las disposiciones previstas en la Ley.

El Título VII establece un nuevo régimen de conducta, que están obligadas a seguir las entidades de servicios de inversión en los mercados financieros. Tal modificación tiene como objetivo proporcionar una mayor protección de los derechos de los inversores. En este aspecto destaca otra importante innovación: la división de los inversores en tres grupos- minoristas, profesionales y contrapartes elegibles. En el Título VIII han sido incluidos nuevas normas que incrementan las competencias de la Comisión Nacional de Mercado de Valores como órgano supervisor de las operaciones en los Mercados de Valores. De acuerdo con las disposiciones de la Directiva 2004/39/CE y la Directiva 2006/49/CE se le otorgan más funciones en el ámbito de cooperación e intercambio de información con las autoridades supervisoras de los otros Estados Miembros.

En último lugar, la Ley establece un nuevo Título XI en el que se regulan los sistemas multilaterales de negociación y los internalizadores sistemáticos, de acuerdo con lo previsto en la Directiva 2004/39/CE. Dichas modificaciones, por un lado, tiene como finalidad potenciar la competencia entre las distintas maneras de ejecución de las operaciones bursátiles y, por otro, están destinadas a hacer estas operaciones más accesibles para el consumidor final.

La reforma sigue la línea comunitaria de modernización de los mercados financieros y tiene como finalidad mejorar su funcionamiento y estructura. Con la nueva Ley el legislador pretende adaptar el mercado de valores nacional a las exigencias de los mercados internacionales y, al mismo a responder al constante aumento de demanda por parte de los inversores. El resultado de las modificaciones es sólo cuestión de tiempo.

 

Vesela Andreeva

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: